Menu
A+ A A-

Nani Roma: "Será un Dakar complicado, dífícil e impredecible"

  • 22 Dic

Nani Roma

 

• "Seremos más competitivos con respecto a los Peugeot porque el coche puede pesar 100 kilos menos y tendrá 30 milímetros más de suspensión"

 

• El de Folgueroles correrá con un MIni 4x4 su vigésimo tercer Dakar, los últimos catorce los habrá disputado en coche

 

21.12.2017 | Josep Viaplana | sport.es

Nani Roma correrá el próximo Dakar con X-Raid, el equipo con el que ganó en 2014 su segundo título (2004 motos y 2014 coches) después de que hubiera participado en la última edición con Toyota. El piloto catalán afronta el Dakar, del 6 al 20 de enero, con gran entusiasmo y confianza. Ha firmado con Sven Qvandt por dos años, con opción a un tercero. Su vida, con 45 años, está íntimamente ligada al Dakar, ya que con éste habrá participado en 23 ediciones, 9 en moto y 14 en coche.

¿Por qué el cambio?

La decisión no fue fácil. Tenía una muy buena opción de quedarme en Toyota, marca a la que quiero agradecer el tiempo que he pasado con ellos y el esfuerzo que puso en el proyecto Toyota España y Toyota Europa, pero me decidí por una cuestión de proyecto de futuro. X-Raid, además del Mini 4x4, está desarrollando un buggy y vamos a ser competitivos en todos los frentes. Han regresado algunos ingenieros que se habían ido y, en definitiva, se han dado una serie de circunstancias técnicas que han hecho que al final me decidiera cambiar a Mini.

Ha sido un viaje de un año. ¿Por qué te fuiste entonces?

Porque entonces no sentía que hubiera un proyecto que hoy sí siento y veo. El equipo había ganado cuatro veces el Dakar y tenía la percepción de que no querían evolucionar el producto deportivo que tenían. Surgió la posibilidad de fichar por Toyota Overdrive, Toyota España se implicó mucho en ello y pensé que lo mejor era un cambio de aires. Ahora han cambiado las circunstancias. El equipo ha decidido invertir lo que haga falta para tener dos proyectos competitivos con un buggy y un 4x4 nuevo y, ciertamente, a estas alturas prevalece en mí poder disfrutar de lo que me ofrecen técnicamente.

¿Qué diferencias has encontrado en tu vuelta a ‘casa’, tanto en el equipo como en el coche?

En X-Raid nos conocemos bien, tanto ellos como yo. Piensa que parte del equipo técnico ya lo conocía de mis tiempos en Mitsubishi y que la base del método de trabajo se instauró cuando llegamos con Peterhansel. El proyecto es interesante y atractivo. Eso, lógicamente, hace que la adaptación sea más fácil.

Tu calendario de carreras ha sido reducido. Este año habrás hecho antes del Dakar solo la Baja y Marruecos. ¿Es un hándicap?

Desde luego, como ya me pasó el año pasado cuando dejé Mini para correr con Toyota. Es curioso porque la historia se repite, ya que ello ya me pasó en moto. Dejé KTM para fichar por BMW y estuve un año sin correr porque la marca austríaca no me dejaba marchar, y cuando el equipo se retiró estuve otro año sin correr antes de volver a KTM. Los kilómetros siempre son importantes, pero entre el Rally de Marruecos y los cinco mil kilómetros de test que hemos hecho pienso que llego bien. El año que gané el Dakar corrí cuatro raids y los gané todos, llegando con mucha confianza a la salida. Con los años, de todas formas, aprendes a correr sin haber hecho tantas carreras.

¿Con los cambios introducidos en el reglamento seréis más competitivos con respecto a los Peugeot?

Básicamente, el coche puede pesar 100 kilos menos. Es importante, al respecto, estar en un equipo que sea capaz de sacarlos porque, prácticamente, hay que hacer un coche nuevo y ello requiere mucha inversión. Por otro lado, tenemos 30 milímetros más de suspensión. Seremos más competitivos, sin duda. En cuanto a los Peugeot, pensábamos que les penalizarían y no les han tocado nada e incluso el coche es más ancho. Tienen un buen equipo, un buen coche, buenos pilotos y copilotos y, por todo ello, es el equipo a batir. Nosotros trabajamos, sin embargo, para ganarles.

El Dakar ha cambiado por completo el itinerario. Se sale otra vez de Lima y se adivina mucha arena

Será un Dakar complicado, difícil e impredecible. La primera parte con mucha arena, la mitad con altura en Bolivia y la parte final en la zona de Belén con mucho calor. Será difícil para todos y los cambios de navegación que ya se introdujeron el año pasado aún lo hará más duro.

Fuente: sport.es




El coche

Ir a Palmarés

Ir a Biografia